El periodo gris

En enero de 1973, el grupo se encierra en el Castillo de Heuroville para grabar su nuevo disco, que poco después saldría al mercado. Se trata de A Passion Play. Esta obra estaba pensada como un espectáculo músico-teatral, que se presenta en junio en la Wembley Empire Pool Arena, de tull9.jpgLondres, delante de 8.000 personas. La crítica y la prensa se carga tanto la música como el espectáculo, y la banda, desmoralizada por completo, desaparece del mundillo artístico por una larga temporada. Se habla del declive y del final del grupo. 

En agosto, Anderson ataca a la crítica inglesa en unas declaraciones. La acusa de no hacer valoraciones objetivas. Además, Ian Anderson afirma que Jethro no es un grupo que haga música a gusto de la crítica, sino del público. Acababa añadiendo que los impuestos ingleses eran altísimos (un 80%, aproximadamente) y que por ello abandonaban el Reino Unido y se instalaban en Estados Unidos. 

A pesar de la crítica, el disco llega al número uno de las listas de Francia y USA. Aquí en España, cómo no, la edición original fue censurada. En la reedición de 1976, el disco fue publicado en perfectas condiciones. 

Una vez instalados en Estados Unidos, no se volvería a saber nada de Jethro Tull hasta principios de 1974. Es entonces cuando Anderson habla de volver a las actuaciones en vivo. Además, entran en los Morgan Studios de Londres para grabar un nuevo álbum. War Child saldrá a la venta en octubre del 74, y, tras él, iniciarán una nueva gira que les traerá a España por primera vez. 

tull10.jpgCabe destacar, como novedad, que Anderson tenía el proyecto de realizar una película inspirada en el concepto del álbum. Finalmente no llegó a realizarse debido al alto coste de su producción. Lo que sí se grabó fue un video de 50 minutos durante un concierto en el Madison Square Garden de Nueva York. 

La crítica, esta vez, es unánime al calificar la calidad del álbum, que sería disco de platino en EE.UU, con más de un millón de copias vendidas. Durante la gira americana dieron cinco conciertos seguidos en el Forum de Los Ángeles, dónde los vieron más de 100.000 personas. Se calcula que sólo en Norteamérica los vieron más de un millón de personas.